Origen del vino Palo Cortado

La concepción romántica de este vino proviene de cuando los vinos “sucedían” antes de la implantación en las bodegas de la tecnología enológica al servicio de la calidad y la autenticidad.

El Palo Cortado, en esa época, solía ser un vino Fino que accidentalmente había perdido su flor (una capa de levadura en la superficie del vino) y ya no podía ser protegido del oxígeno. En ese momento, el capataz de bodega trazaba con una tiza una raya horizontal en la bota, que cortaba a la anterior vertical (hecha previamente para establecer que esa bota contenía vino Fino) y se formaba el símbolo del Palo Cortado: un trazo en forma de cruz algo tumbada.

El Palo Cortado es un tipo de Oloroso, aunque haya podido tener una fase de crianza biológica, ya que ésta ha sido relativamente corta y el período de crianza oxidativa ha sido notablemente superior, con lo que los recuerdos de su fase bajo velo –esa nariz de amontillado tan característica- son más lejanos que los de su vinosidad e intensidad como oloroso.

El Palo Cortado es un vino limpio al olfato, similar al Amontillado, pero con el espesor asociado al Oloroso en el paladar. Es decir: Amontillado en la nariz, Oloroso en boca. Es un vino de color caoba brillante, aroma avellanado, paladar seco, equilibrado, elegante y muy persistente

 

SHARE IT:

Comments are closed.